Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 26 de enero de 2011

Mi historia

Nacho - 1977


Tú no tienes que mirarle los ojos a los varones!

Esta fue la respuesta de mi madre al comentario que le hice después de un día de clase cuando yo tenía apenas 10 años.
De todos mis compañeros y compañeras había uno, solo uno que me llamaba la atención de una forma muy intensa, ese compañero se llamaba Daniel, con sus ojos verdes azulados atraía mi mirada constante.
No aguante, un día llegue a mi casa y lo primero que le dije a mi mamá fue: “no sabes los ojos que tiene Daniel “
Tú no tienes que mirarle los ojos a los varones, se los tienes que mirar a las niñas. Exclamo mi madre con una voz y una mirada de desconcierto.

Esa respuesta fue una puñalada, ahí me di cuenta que lo que yo sentía no estaba bien, que era algo que tendría que cambiar.
Seguiría mirándole los ojos a Daniel pero ya escondiendo mis sentimientos, ya no podría compartirlos con nadie.

Esto hizo que durante muchos años mantuviera una especie de doble vida, intentando constantemente ser “normal”, sentir como el resto, interesarme por algo que no quería pero que era lo que debía hacer, el mirar a las chicas y que de alguna forma ellas me gustaran.

Durante muchos años lo intente, el peso fue demasiado para llevarlo solo; me termine enfermando, depresión, angustia, todo por tratar de ser “normal”

Un día tome coraje y comencé a vivir de la forma que mis sentimientos me lo marcaban, y ahí si comencé a ser normal, viviendo como sentía y como deseaba de corazón.

Hoy tengo 33 años y soy un ser humano completo, feliz de lo que yo mismo pude crear, liberado,
HOY SI SOY NORMAL.

Gracias por la creación de este blog que nos ayudará a contar nuestras historias y que sirvan a las nuevas generaciones. No vale la pena vivir tantos años intentando ser lo que los demás quieren que seamos.

Un saludo a todos
Nacho
33 años

1 comentario:

  1. Creo querido Nacho que tu historia se puede aplicar a cientos, a miles de personas... y esas palabras que nos dicen en la niñez puede marcarnos y dejarnos "mermados" durante años... pero con los años nos volvemos más inteligentes y es cuando somos capaces de decidir por nosotros mismos... pero no sin antes haber sufrido y haber escondido nuestros sentimientos de aquellos cercanos a nosotros... de aquellos que en su día se reían de los homosexuales... de aquellos que se reían de nosotros sin saberlo.

    Creo que eres el autor de este blog (confundí al dueño con el último post que habías publicado... siento el error), por lo que te deseo mucha suerte con esta gran idea que has tenido...

    Abrazitos

    ResponderEliminar